Extendiendo el Reino de Cristo en el Pueblo de Dios

Siervas Misioneras de Cristo Rey

Somos una Congregación Religiosa, portadoras del mensaje central del Evangelio: El Reino de Dios. Madre Albertina, nuestra Fundadora, inspirada en este Espíritu fue impulsada por el ideal Evangélico de la extensión del Reino de Cristo mediante la oración, la acción y el sacrificio, en fidelidad y en comunión con la santa Madre Iglesia.

Nuestra vida

Con el carisma heredado por Nuestra Fundadora, las misioneras de cristo rey buscan seguir los pasos de Jesús, como testimonio de fe, esperanza y amor a Dios y al prójimo, hecho posible por el Santo Espíritu.

Nuestra historia

“Esta es obra de Dios y Él la hará avanzar”. Estas son las palabras que nuestra Madre Fundadora solía utilizar para describir el crecimiento de obra de Dios que comenzó en 1950, con nuestra primeras cinco hermanas.

Nuestras misiones

Las religiosas de Cristo Rey viven y trabajan actualmente en catorce comunidades ubicadas en diferentes departamentos de Nicaragua, España y Estados Unidos.

“TRABAJAR POR LA MAYOR GLORIA DE DIOS, LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS Y NUESTRA SANTIFICACIÓN”

mADRE ALBERTINA RAMÍREZ MARTÍNEZ

APOSTOLADOS

Auxiliares del Clero

Participamos en la misión de la Iglesia en comunión con los obispos y en colaboración con los párrocos en los distintos lugares de la Provincia Eclesiástica de Nicaragua.

Misión y evangelización

Evangelizamos visitando las comunidades más necesitas; promoviendo el culto católico en los lugares que carecen de asistencia espiritual, procurando la recepción de los sacramentos.

Educación

La escuela, en virtud de su misión, desarrolla la capacidad del recto juicio, promueve el sentido de los valores, prepara a la vida profesional y nos enseña el camino para la santidad.

Formación en la defensa de la fe

Propagamos el Reino de Dios en las familias enseñando catecismo a niños y adultos, formándolos para la recepción de los santos sacramentos.

Promoción humana

Para Nuestra Madre Albertina, el Reino de Dios en los individuos, en la familia y en la sociedad se debe construir desde el servicio a los más pobres y el reconocimiento de su dignidad.

La vocación a la vida religiosa

“Quiero verlas siempre alegre para manifestar el don de Dios en nuestra santa vocación”

Madre Albertina Ramírez

“Maestro, ¿Dónde te estás quedando? Ven y lo verás ”

Juan 1, 38

El llamado de Dios al corazón

La vocación es una luz que se enciende en la vida para iluminarla por entero: es una gracia, una iniciativa y una elección que Dios ha hecho para nuestras vidas para nuestra santificación. En este camino, Dios nos confía la misión de llevar la buena noticia del Evangelio a todo el mundo desde un llamado a la vida religiosa en una congregación específica.

Discernimiento vocacional

El objetivo principal de un proceso descernimiento vocacional es es descubrir la voluntad de Dios.

El proceso de formación

A medida que una joven crece en su vida, oración y discipulado, se le anima a dar pasos prácticos y concretos en proceso de formación para la vida religiosa.

“Ven y mira”

Durante períodos del año, se brinda la oportunidad para que las jóvenes que convivan en el convento y puedan discernir más intencionalmente la voluntad del Señor para sus vidas.

¡Cristo vence, Cristo reina, Cristo impera!

La mayor gloria de Dios, la salvación de las almas y nuestra santificación.

Facebook / Instagram

misionerasdecristorey@gmail.com